La elaboración del vino: la crianza y el envejecimiento

Una vez obtenido el vino y llevadas a cabo todas las operaciones convenientes para su estabilización, a finales del invierno o principios de primavera hay que definir si no sólo bebemos este año, como vino joven o si merece la pena guardarlo con cuidado hasta convertirlo en un vino de crianza, reserva o un gran reserva.

El tiempo de crianza de los vinos varía mucho de unas regiones a otras, principalmente por lo que se refiere a los blancos. Este punto es obligar todo hicieron recordar que, pese a la gran moda de los jóvenes afectados, España es y ha sido siempre un país de blancos añejos y tras año hijos. El tiempo mínimo de envejecimiento en barrica para un blanco de crianza oscila entre un mínimo de cinco meses sin máximo que puede pasar de los diez K, cuando la crianza bajo velo de flor lo permite. Lo normal es que no exceda del año, esta forma no vale para el sistema de sobre los jerezanos y cordobesas, que tienen convencionalmente establecido el tiempo de cinco años. El envejecimiento culmina en botella por un periodo también varía. No guardar las botellas en trasteros sin temperaturas adecuadas.

El tiempo de crianza en barrica para los tintos es generalmente de uno a Teresa. Cuanto más largas y quiera que sea la vida posterior del vino, más tiempo debe permanecer dentro de la materia. En la rioja, por poner un ejemplo clásico de tintos de crianza, el paso por la madera desde un año, y el hacinamiento en botella de otro.

Los términos de reserva y gran reserva se utilizan en propiedad sólo para los vinos. Una reserva de la rioja o de ribera del Duero debe permanecer un año en barrica y dos en botes. Un gran reserva, también en ambas denominaciones de origen, pasad dos años en barrica y tres en botella antes de salir al mercado. Cada consejo regulador de denominación de origen fija la duración de las fases con carácter obligatorio. 

Origen de la crianza en madera.

La crianza en madera comenzó de forma casual. La finalidad inicial de la barrica no era otra que el transporte, como sustituto de los odres o pellejos de piel de cerdo o camino que transmitían al líquido un desagradable sabor a pies y habría. Como sabemos los romanos litros por el antiguo se sirvieron de las ánforas de barro.

El uso de pipas, botas, túneles, barricadas, generalizó con el comercio marítimo de los vinos de canarias, Málaga, jerez, y posteriormente oporto, que viajaban a Londres olas América española. En algún momento alguien descubrió que, bajo determinadas condiciones, los vinos mejoraban debido a la benefactora mezcla de taninos de dos seres vivos. La madera seguía viva después de dejar de ser árbol, adquiriendo los aromas, la nobleza y el conjunto sabores complejos que conforman el bouquet. Luego el turno le tocó al Claret francés, y hoy el encierro en madera forma parte de la crianza de todos los vinos importantes de du Pont o

Efectos del envejecimiento en madera.

No cabe duda de que el recipiente de madera de roble es el idóneo para un buen y largo envejecimiento de los vinos. Los preserva, les permite evolucionar favorablemente, les transmite las características organolépticas propias tan apreciadas, etcétera. Además, la madera tiene una ventaja absoluta sobre las arcillas de las tinajas o el burdo cemento: su porosidad, que permite la entrada de la cantidad suficiente de aire para una correcta oxidación. Los efectos de la oxidación y el contacto leñoso son lentos cambios en el color, los aromas y el sabor de los vinos.

En el color, los tintos van pasando de los tonos violaciones a los cereza o rubí, para terminar en teja y pactos con si les dejamos declinar. Por su parte, los blancos pierden con el tiempo sus tonalidades de amarillo limpio para adquirirlas duran un

En cuanto a los aromas, los frutales y florales de los tintos jóvenes se hacen complejos, apareciendo matices de vainilla, frutos secos, tostados, pelo mojado de animal, etcétera. En los blancos es frecuente que la fruta dulzona se pase a la camuesa madura, la almendra amarga, especias o pan de higo.

Trasteros madrid

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn