La bodega propia

Es éste un sueño acariciado por muchos mortales, que desgraciadamente, no siempre se transforma en realidad. Para quien disponga de una casa de campo los problemas no son mayores, pero en el piso acatamiento de la gran ciudad las cosas se complican sobremanera. Algunos soluciones imaginativas son la bodega compartida, o los llamados dormitorios del vino. Aunque el inconveniente es no poder tener el vino mando en todas las ocasiones que se necesita.

Últimamente se han puesto de moda las alacenas de control termostático, pero son muy peligrosas: no están vacunadas contra fallos y averías, y cualquier descuido puede someter al vino a temperaturas indeseables, además, algunos fabricantes las han confundido con los frigoríficos.

En todo caso, la habitación, luego la cena de la que se pueda y siquiera disponer como bodega debe cumplir un decálogo de condiciones que exponemos a continuación:

No estará expuesto cambios ricos o pronunciados de temperatura.

Dispondrá que no pueda ventilación. A ser posible por respiraderos altos y orientados al norte o al noroeste.

Tendrá una humedad relativa constante. Esto nos un problema en las cavas subterráneas, pero si en los pisos urbanos. Soluciones: disponer en el suelo tenga capa de que él ya o recipientes con arena que serán humedecidos con el cual, a quien comprar humidificadores.

Gozará de oscuridad. La luz de año los vinos guardados en botellas no opacas, y causa quiebras en el color.

Estará libre de vibraciones. Los movimientos alteran el sedimiento y perjudican la tranquilidad.

Estará vigilada de olores no deseables. Deben evitarse, igualmente, los productos de limpieza y otras sustancias químicas del fuerte olor.

Las botellas se colocarán acostadas. La razón de este precepto es que el corcho tiene que permanecer húmedo para no encoger y dejar acceso a aire.

Las botellas estarán aisladas si es posible. Pueden utilizarse bastidores en forma de panal o estanterías con listones que separen las filas de botellas.

Las botellas de vino blanco se colocarán más próximas al suelo y en la parte más fresca de la bodega.

Los vinos blancos y rosados que no hayan añejado en barrica deben consumirse dentro del año. Los tintos ligeros no conviene que pasen de los tres años. Las revistas especializadas aconsejan que vinos guardar. El productor y el vendedor también deben orientar.

Modernización de los métodos de elaboración.

Muchas veces hemos atravesado pueblos fragrantes por el aroma del vino, y inundados por el zumo de uva, hasta el punto de que el mismo rostro enrojecido un tono más visto hombres con las piernas y dos brazos rojizos, alegres y joviales como sátiros, rellenando apresuradamente la tosca y sucia cuba donde se meten las uvas indistintamente, blancas y las negras, las maduras y las agraces, las sanas y las podridas, sin ningún esmero, sin hacer la menor selección. La suciedad y el abandono con el que se hacen todas las demás operaciones ocurren parejas con esta. Se prensa la uva con los pies desnudos o con vigas del sistema más primitivo, y en los dos casos, todas las operaciones de clasificación se dejan a la fermentación natural, porque hay una divinidad que dispone de nuestros destinos y se deja que las cosas que salgan como buenamente puedan. Las únicas producciones que se salvaron de la desidia que con tanta plasticidad describimos son aquellas que se encontraban en manos de extranjeros, como los vinos de jerez y, en menor medida y dos de Valdepeñas. En la rioja sólo muy a finales del siglo xix de la diputación General de Álava, preocupada por el calamitoso estado de las cosas, comienza a fomentar los procedimientos enológico es utilizado son las vecinas comarcas francés. En realidad fue, la por otra parte, catastrófica plaga de la filoxera, la causante de la modernización del viñedo español. Los viñedos franceses fueron atacados pobre infame animalito una década antes que a los españoles y los comerciantes del vino de aquel país, atraídos por el negocio, vinieron a España, introdujeron los métodos allí usados y adquirieron la casi totalidad de las cosechas para poder seguir abasteciendo el mercado francés con exigencia de calidad que los paladares acostumbrados al excelente vino de Burdeos requería.

Más tarde, la terrible plaga visitó también la península, pero la revolución técnica ya se había producido fundamentalmente las regiones más cercanas a los Pirineos: la rioja, Navarra y las zonas de producción de Cataluña, sobre todo por lo que atañe a los vinos tintos, huyó el procedimiento de elaboración eran más primitivos que los de los blancos del siglo xix.

La reconstrucción de los viñedos arrasados por las dioxinas, tarea que abarca desde la última década del siglo pasado hasta mediados de este, fue la ocasión histórica para que un puñado de innovadores acometiera la empresa de elaborar vinos de la mejor calidad como con los mayores cuidados pues tos tanto en el cartílago como el lápiz dic acción, la crianza y la conservación. Aun así, la desventaja en el tiempo que acarreaba la viticultura española con respecto a la francesa o la alemana era de siglos.

Articulo patrocinado por Posicionamiento web

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn