En el imperio romano, se crearon joyas diferentes

Desde los inicios de la historia los collares, anillos, relojes, collares, pendientes, etc. se han realizado para chicas y chicos, en la mayor parte de las culturas. Se han usado principalmente para realzar el atractivo de hombres y mujeres y para decorar.

Los primeros indicios de joyas se hicieron en El continente que limita al norte con el mar mediterráneo, al este con el mar rojo y el océano índico, al oeste con el océano atlántico y al sur con con los océanos atlántico e índico, exactamente en el período de la vida de la humanidad anterior a todo documento escrito.

Hace apróximadamente 7.000 años aparecieron aretes, sortijas, colgantes, brazaletes, etc. de un mineral con tonalidades brilantes y de color rojizo.

Durante el imperio antiguo, medio y nuevo los brazaletes, sortijas, pendientes, collares, etc. simbolizaban estatus aparte se guardaban por orden de los sacerdotes.

Las personas de pulseras personalizadas de la antigua grecia casi nunca llevaban collares, pulseras, pendientes, anillos, etc. y cuando decidían llevar alguna alhaja era para algun evento. Se utilizaban para hacer un regalo pero además las señoras las utilizaban para realzar su belleza y mostrar que pertenecían a una clase adinerada.

En el imperio romano, se crearon joyas diferentes. La joya que más se usaba llegó a ser el adorno que se llevaba prendido en la ropa, y de esta manera sujetaban mejor la indumentaria. Usaron esmeraldas, jáde, zafiros, carey, perlas, bronce, oro, etc., puesto que disponían de mucha variedad en el continente europeo. Hacían medallones, esclavas, prendedores y aros. Por otra parte fabricaron adornos que cuelgan de una joya, como por ejemplo de un broche, pendiente o collar y podían meter dentro perfume. Las féminas llevaban anillos, pendientes, pulseras, broches, collares, etc., y sin embargo los varones se ponían sortijas.

Durante el movimiento artístico que tomó lugar en europa occidental en los siglos xv y xvi y el comercio fluido con las Islas Cipango, Catay, India, las Islas Molucas, etc. procvocaron cambios en el crecimiento de la joyería en Europa.

Bajo el reinado de Napoleón Bonaparte. Los gemólogos empezaron a fabricar coronas, aretes, sortijas, prendedores, brazaletes y cadenas a juego.

Los cambios de normas y valores en gemelos de iniciales y por supuesto el mejoramiento de los sistemas de producción propiciaron que aflorará el profesional liberal como el comerciante, el pequeño terrateniente, abogado, arquitecto, escritor, etc. que podía comprar colgantes, aretes, brazaletes, sortijas, prendedores, etc..

En nuestros tiempos los nuevos procedimientos aparte de el uso del cobre, latón, acero, zinc, etc. han hecho que se haya innovado mucho con las joyas, y por supuesto con precios asequibles.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn